ORQUÍDEAS DEL SIGLO XXI

ORQUÍDEAS DEL SIGLO XXI

Regresar a Nuestro impacto

En 1981, Theo y Lisette Breg emigraron desde Países Bajos, su tierra natal, para iniciar una nueva vida en Brasil. Como muchos inmigrantes holandeses antes que ellos, se establecieron en Holambra, una ciudad al sur del país conocida, como en su patria, por su producción de flores. Después de unos años de determinación y trabajo duro, establecieron su propia compañía de cultivo de plantas ornamentales, Sitio Kolibri. En poco tiempo decidieron especializarse en la producción de orquídeas Phalaenopsis, mejor conocidas como orquídeas mariposa. Hoy, la compañía tiene 75 empleados y produce un promedio de 30 000 orquídeas a la semana en su 4.2 hectáreas de invernaderos. Entre ellas se incluyen orquídeas azules especiales, que se crean mediante infusión de tinta azul en flores blancas con una técnica especial desarrollada en los Países Bajos. En la actualidad, las hijas de los Breg, Gabriela y Regina, manejan Kolibri. Ambas planean una mayor expansión, con aumento de la producción, construcción de nuevos invernaderos, introducción de tecnología de punta y nuevas técnicas de gestión en la compañía. Como explica Gabriela, “La idea siempre es mejorar nuestra organización actual, aumentar la calidad del producto y modernizar la compañía tanto como sea posible.”

Una parte importante de la visión de ambas en Kolibri es un enfoque más sólido en la sostenibilidad. “En años recientes, nuestros valores han crecido en términos de responsabilidad social y conciencia ambiental”, expresó Regina. “Sentíamos que era tiempo de cambiar.” Se han puesto en práctica una gran cantidad de prácticas amigables con el medio ambiente. Kolibri usa solo irrigación con agua de lluvia, control biológico de plagas y calentadores que funcionan con madera de bosques reforestados.  

En 2017, como parte de un proceso de modernización, la compañía decidió reemplazar el sistema de aire acondicionado que usa para mantener frescas las plantas e instalar un nuevo sistema de evaporadores de Güntner. Este sistema ocuparía menos espacio en el invernadero y, más importante, tendría mayor eficiencia energética que el sistema anterior, así como menor necesidad de mantenimiento. 

El cultivo exitoso y el crecimiento saludable de las orquídeas depende de varios factores, como ventilación y temperatura óptimas. En la primera fase de crecimiento, las plantas pasan 35 semanas en un invernadero caliente y húmedo a una temperatura de 28˚C. Después se cambian a un invernadero con aire acondicionado a una temperatura entre 16 y 18˚C. Aquí es donde los productos de Güntner tendrían un papel importante, pero el proyecto no era sencillo. 


El reto era evitar un flujo de aire fuerte y directo sobre las orquídeas. Esto puede provocar deshidratación y, en última instancia, perjudicar el crecimiento de las plantas. También es importante que la temperatura no baje de 16˚C, pues puede retrasar la floración.

Debora Faili
gerente de refrigeración comercial, GÜNTNER


“El reto era evitar un flujo de aire fuerte y directo sobre las orquídeas”, explicó Debora Faili, gerente de refrigeración comercial de Güntner en Brasil. “Esto puede provocar deshidratación y, en última instancia, perjudicar el crecimiento de las plantas. También es importante que la temperatura no baje de 16˚C, pues puede retrasar la floración. Después de un viaje por Europa, el cliente decidió usar evaporadores, cuando vio que era usado por los productores locales de orquídeas.

Kolibri instaló ductos interconectados bajo el techo del invernadero para distribuir de manera uniforme el aire enfriado y disminuir el flujo del mismo sobre las plantas. Se instalaron veinte unidades evaporativas Cubic COMPACT de Güntner, junto con streamers de Güntner, que ayudaron a aumentar el flujo de aire en los ductos.  

El nuevo sistema comenzó a funcionar en marzo de 2018, y pronto demostró su valor. “Las máquinas son compactas y tienen un desempeño excelente en cuestión de intercambio térmico”, detalló Mattheus Pizzinatto Yeda, socio gerente de la compañía.

Tenemos un ahorro de energía eléctrica de diez por ciento, y conseguimos alcanzar más rápido la temperatura deseada en comparación con el sistema anterior. Los beneficios se alcanzaron con gran rapidez.